Editorial La Vanguardia dedicada a l'automòbil

By in

El diari La Vanguardia ha dedicat l’editorial d’aquest diumenge a analitzar el paper i la importància que tindrà l’automòbil per aquesta nova etapa de desconfinament que arrenca a partir d’aquest dilluns, 4 de maig. Us adjuntem el text que creiem que és una bona reflexió pel conjunt de la societat.

Nuevo protagonismo del automóvil

  • La Vanguardia
  • 3 May 2020

El automóvil privado está destinado a asumir un nuevo protagonismo mientras dure la pandemia de la Covid-19 y se mantenga el riesgo de contagio. Junto con la moto, la bicicleta y el patinete, es el medio de transporte más seguro. Por eso las ciudades que han restringido su utilización en los últimos años, como es el caso de Barcelona, deberían levantar –al menos temporalmente– las restricciones establecidas para la movilidad, estudiar fórmulas para hacerla más eficiente y abaratar y ampliar las zonas de aparcamiento. Con ello, además, se contribuirá a descongestionar el transporte público, que se enfrenta a un riesgo de colapso al verse obligado a llevar menos pasajeros por convoy de tren y metro, así como en los autobuses, ante la necesidad de tener que garantizar una distancia mínima entre las personas para evitar los contagios. Esta medida es complementaria de la necesidad de utilizar mascarilla y de llevar a cabo desinfecciones periódicas.

Para evitar el incremento de la contaminación ambiental que puede producirse por el mayor uso del automóvil a partir de ahora sería urgente impulsar un plan de choque con estímulos fiscales suficientemente atractivos para propiciar una renovación inmediata del parque móvil, con vehículos menos contaminantes que sustituyeran a la mayor parte del parque antiguo en circulación. Con ello, además, se lograría recuperar las ventas de automóviles, que han descendido mucho, y sostener un sector que es la columna vertebral de la industria del país, que produce más del 10% del producto interior bruto y que da empleo directo e indirecto a tres millones de trabajadores.

Los responsables de movilidad de Barcelona, así como los colectivos antiautomóvil, se resisten a que el vehículo privado adquiera una mayor relevancia, aunque fuera temporal, porque consideran que supondría un grave retroceso de las políticas de restricción aplicadas hasta la fecha. Pero harían bien, sin embargo, en buscar soluciones rápidas al riesgo de colapso del tráfico que se pueden producir en el área metropolitana los próximos días a medida que avanza la desescalada del confinamiento. En las últimas semanas se han registrado ya más desplazamientos en coche y en moto que en metro y en bus por primera vez en décadas.

Los expertos señalan que se debe impulsar un cambio social que potencie el teletrabajo, para reducir los desplazamientos, y coordinar una flexibilización de los horarios laborales por sectores para acabar con las llamadas horas punta y reducir con ello la congestión tanto de automóviles en las calles como de usuarios en los transportes públicos. Eso es algo que, en cualquier caso, debería gestionar de forma urgente la Generalitat con el conjunto de los sectores económicos de Catalunya.

Tanto unas acciones como otras son complementarias para lograr una movilidad eficiente que proteja a los ciudadanos frente al contagio de la Covid-19 a medida que se normaliza la actividad.